lunes, 21 de junio de 2010

, , ,

Cardo tártaro

Tolstoi / Hadji Murat

Un territorio mítico es aquél en el cual florecen relatos hasta de los cardos, y el Cáucaso es, sin duda, uno de estos lugares que nunca dejan de susurrar historias. Nuestro héroe es ese que sabe que es parte de un relato, es consciente de eso y vive cada minuto de su historia como si estuviese siendo narrado al mismo tiempo para todos los tiempos. Es la voz de otro (de un otro múltiple) sonando como cuerpo.

Hadji Murat resplandece como uno de estos héroes. Y Tolstoi, por su mismo efecto, se narra a sí mismo, apoteótico, revelado, deslumbrante. Caudillo de jinetes montañeses, firme y brillante incluso en su muerte, me remueve en la sangre el gen de la epopeya, el de querer pelear por él, cabalgar a su lado, morir junto a su sombra.

2 comentarios:

  1. "me remueve en la sangre el gen de la epopeya" muy buena imagen para hacer que el cuerpo del escritor se juegue dentro del relato que, en realidad, ya lo contiene (pero él, el escritor, no lo sabe)

    ResponderEliminar
  2. Suficiente para que Harold Bloom rescate a Tolstoi de la hogera, porque al parecer Tolstoi era anti-shakespeare y nuestro amigoide Harold es más chespiriano que chespier. En el Canon Occidental no le quedó otra que calificarlo como "el mejor relato del mundo", tamaña crítica ;)

    ResponderEliminar