lunes, 21 de febrero de 2011

,

Defensa de los Grambys

Hubo un tiempo en que fui hermoso y que el jabón en polvo estaba compuesto por diminutos duendes verdes y azules llamados Grambys. Estos bichitos amigables, similares a los fantasmas del PacMan pero buenos,  pudieron haberme convidado delicias del bosque destiladas por ellos mismos en sus pequeñísimas aldeas talladas en la corteza de un abeto (Alberto Arboreum). 
Pero el tiempo pasa y una ola ciencia ficción de pesadilla parece haber acabado con todos los personajes de orden fantástico o maravilloso, para poner en su lugar dispositivos moleculares horrorosos, genocidas de las manchas, a saber: Micropartículas de Extra Limpieza. 
Será que uno siempre quiere volver a los jardines de los hermanos Grimm, pero la Maquinaria imaginada por un mal sueño de Michael Ende va devorando lo que el mundo conservaba de mágico.