lunes, 14 de marzo de 2011

,

Paratextos imprevistos

Comprar un libro usado es también arriesgarse a la historia entre ese objeto y sus lectores. Supone a veces un suceso impensado por autores y editores: los jardines insospechables del paratexto, a saber, el subrayado, las hojas marcadas, las escrituras al margen. Había en mi madriguera un libro que compré usado hace varios años y no había leído hasta ahora. Una antología de cuentos fantásticos de Bioy Casares. El libro estaba impecable, salvo por una sola marca que un lector avivadísimo plasmó en el papel. En el cuento Moscas y Arañas, aparece subrayada con lápiz la siguiente enunciación:
-Duerme como una hipócrita.
Quien haya sido, en el infinito océano de variables y lectores posibles de este y todos los universos, consiguió condensar en una oración el espíritu del cuento. Vale la pena el borramiento del trabajo del autor, hubo aquí un nuevo autor que lo resignificó y dejó su huella en este objeto que ahora ocupa un lugar privilegiado en mi rizoma editorial. Sólo espero que la Historia lo recuerde como un Bioy tangente, como una de sus versiones, tan verdadera como anónima.

6 comentarios:

  1. Hermosa forma de verlo, no creo que la historia lo recuerde, pero está bien como reflexión. Porque todos versionamos y subrayamos física o mentalmente.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. la sra de los pasillos15 de marzo de 2011, 5:35

    Quizás, el libro no sea otra cosa que una carta circular, donde cada lector es un autor y viceversa.
    Quien no deja marcas de lectura, sólo es un pulcro mirón.
    Quien escribe un texto que no merece marcarse, sólo es un manchador de páginas.

    ResponderEliminar
  3. Yo soy medio fetichista y no marco los libros (locura nomás)... y por eso ando con una cajita llena de citas.

    En principio pensé que la cosa venía por el lado de las dedicatorias... ese también es un tesoro de historias. Recuerdo uno de un libro que me prestó un amigo:

    Para papá
    en el cielo de los poetas verdes
    Clari

    ResponderEliminar
  4. me gusta marcar los libros y despues de un tiempo releer solo lo marcado para ver cuales eran mis lecturas del momento.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por las lecturas. Los comentarios también son paratextos.

    ResponderEliminar
  6. Una vez una profesora me dijo "Nosotros hacemos al libro". Durante el transcurso del tiempo aprendí a darle diferentes significados, y uno de ellos puede estar ligado a lo que decís.

    Tengo muchos libros usados, y muchos tienen marcas y rayas. Me gusta saber qué vio otra persona en algo que estoy leyendo, o qué pasó por alto en esos renglones que están intactos.

    ResponderEliminar