miércoles, 23 de marzo de 2011

,

Tics de la revolución

Lo que acompaña al texto (que últimamente me tiene más atento que de costumbre) es lo que le da un marco,  pero no en el sentido de limitación, sino muchas veces, de proyección. Hay paratextos que disparan, rebalsan y hasta deconstruyen los elementos del texto para desteñir en otros campos, para mancharse de sus colores y pintar todo lo que nos rodea. Me aventuré a canjear el epígrafe original de esta canción. Asumo que Brecht no se enojará.  


Sueño con Serpientes
Silvio Rodriguez (1974)
Este asunto está ahora y para siempre en tus manos, nene.
Por primera vez vas a robar algo más que puta guita.
Patricio Rey.
Sueño con serpientes, con serpientes de mar,
con cierto mar, ay, de serpientes sueño yo.
Largas, transparentes, y en sus barrigas llevan
lo que puedan arrebatarle al amor.

Oh, la mato y aparece una mayor.
Oh, con mucho más infierno en digestión.

No quepo en su boca. Me trata de tragar
pero se atora con un trébol de mi sien.
Creo que está loca. Le doy de masticar
una paloma y la enveneno de mi bien.

Ésta al fin me engulle, y mientras por su esófago
paseo, voy pensando en qué vendrá.
Pero se destruye cuando llego a su estómago
y planteo con un verso una verdad.