miércoles, 27 de abril de 2011

, ,

Pirueta y pantomima

Entre todos los lectores escritores sobresale Don Miguel de Unamuno, a quien agradezco cada tanto el nombre de este blog, como el mejor paratextista que ha existido jamás. Y es que, si paratextista fuera un término válido, su trabajo consiste en confundir e indefinir, tal como le hace decir a su propio Victor Goti que es quien suscribe el prólogo a Niebla.
Unamuno propone un borramiento de los límites entre texto y paratexto, entre autor y personaje, incluso entre lector y autor. Y lo hace desde un lugar seriamente lúdico, abortando las seguridades binarias realidad-ficción, mentira-verdad, seriedad-humor. Es que se puede ser en serio y en broma, dice, y a mi entender se debe.
No todo es lo mismo, justamente es la heterogeneidad la que permite indefinir.
Confundámonos.

3 comentarios:

  1. Asi como el oximoron onomastico de Augusto Perez, o como la niebla misma que oscila entre lo existencialoide y el sinsentido del fondo de las cosas. Asi, Unamuno nos repele con un abrazo nebuloso. Ludico, ligeramente pomposo, y claramente en bastardillas.

    ResponderEliminar
  2. "nos repele con un abrazo nebuloso"
    Me gusta el oximoron. Para cuándo tu novela boulevariana?

    ResponderEliminar
  3. A propósito de don Miguel: http://amigosdelkraken.blogspot.com/2011/05/de-como-ame-miguel-de-unamuno.html

    Perdón por la intromisión, pero para que copiarte acá, lo que ya había escrito allá.

    ResponderEliminar