martes, 10 de enero de 2012

, , ,

El continuo leporino

Aira / La liebre

Solo resta esperar misceláneas liebres superpuestas. Como para el políglota y naturalista Clarke, lo leporino será lo bífido, lo geminado, lo repetido. Dos reflejos enfrentados bastan para lo múltiple y así se enjendran, rizomáticas, la Aventura y la Historia. El paisaje también es signo y, parafraseando al cacique voroga, su garantía no está en su referencia a un sentido sino en el lugar que ocupa en una red. Y así cada pampa, como cada indio y cada liebre, son inmunes al rayo X de la metáfora y libres de cambiar en reduplicación continua hacia el vórtice invertido del que salieron: un horizonte legible que nos atrae irremediablemente a producir lecturas.

3 comentarios:

  1. Homenaje a JPC:
    en esa foto, así, inmerso en la ficción de la bañera, joven, divertido, lector y altivo...
    constrímos siempre en bucles pues lo real no tiene cómo decirse...
    me recuerda a otro altivo lector, divertido joven que intenta una bañera inmersa de ficciones.
    (homenajeó La señora de los pasillos)

    ResponderEliminar
  2. Esta muy bien el blog, no lo conocía hasta ahora, me pasaré más a menudo a leerlo. Aprovecho para felicitarte el 2012, un saludo!!

    ResponderEliminar