Ir al contenido principal

Coronación


El ajedrez no es un juego y mucho menos un deporte: es un esquema. Una representación simbólica, cuya dinámica radica en una lucha de fuerzas equivalentes: la Ley y el deseo. La Ley, por ponerle nombre a una de las fuerzas, es en realidad el conjunto de limitaciones y permisos propios de cada elemento del esquema. 
Un tablero, con sus piezas en posición inicial, nunca es algo quieto. Sólo puede decirse que está a la espera de un desequilibrio, ya que todas las fuerzas están en juego aunque no haya jugadores. Las leyes residen ahí, luchando unas con otras en la más extrema de las equivalencias. Sin embargo, en esa estática están implicadas todas las jugadas posibles. 
Desde la posición inicial hasta el jaque mate o tablas, el esquema se subdivide en instancias. Ante cada movimiento, el Todo adopta una configuración nueva que sólo se distingue del instante anterior por el cambio de posición de uno de sus elementos. En la mayoría de los manuales de ajedrez, aparece expresado el jaque mate como el objetivo del juego, lo cual no puede ser más falso. El objetivo de un esquema no es vencer al rival, porque el rival es también parte de la representación. El objetivo es simbolizar.
En términos de duración de la instancia “ajedrez” entre dos participantes, podríamos hablar ya no de objetivo propiamente dicho sino de cierre de la representación: el jaque mate o las tablas. Luego de lo cual, todo el esquema es devuelto a la posición inicial, pero ninguna de las leyes y las fuerzas quedará debilitada ni modificada. 
De todas las limitaciones y los permisos del ajedrez (sus reglas propiamente dichas), hay una excepcional que quiebra cabalmente con la equidad de las leyes: la coronación de un peón. Este evento implica el despropósito de la resurrección de una pieza eliminada, o lo que es peor, su reduplicación. Importa un desequilibrio más inquietante, una fantástica superstición que tiene de revolucionaria lo que los jugadores tienen de conservadores. 
Lo que el peón no advierte ni advertirá nunca (incluso sabiéndose sujeto de los caprichos de la representación) es que su coronamiento nunca será una metamorfosis, sino algo más parecido a un enroque metafísico: ya que su cuerpo glorioso, adornado de falsos laureles, será desplazado al margen del esquema para ser sustituido por el maldito zombi que vendrá a imponer su fe en el sistema nobiliario.
Y mientras la segunda reina o el tercer caballo ejercen la potestad del jaque, el marginado fantasea con alguna vez resucitar al compañero muerto y abolir la monarquía.

Comentarios

  1. Ley y deseo, peón y reina, resucitar al compañero y abolir la monarquía...este texto viene de otros tiempos a jaquear al cinismo de la época.(movió: la señora de los pasillos)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Humor Vítreo

Cataratas en los ojos. Otro signo inequívoco de nuestra condición espacial y geográfica. Supone un deslumbramiento, una pérdida de transparencia y un barrido de las tonalidades hacia el color amarillo. Al mismo tiempo, denota caudales y desniveles. 
Mirar es hacer entrar luz por los agujeros más altos de la cara. Volverse recipiente, como siempre, de todo lo que puedan ingerir esas esferas adheridas a un manojo de nervios.  Pero un accidente geográfico, un desnivel territorial, ha producido en mí un humor caudaloso. Cae formando esta cortina que protege la caverna que la misma erosión cavó en mi cráneo. Y ahí me refugio de las luces exteriores, del borde de las cosas, de la nitidez exacerbada. Recurro al borramiento, al impresionismo, me pongo bizco y estoy a salvo de lo otro.
Aunque a veces (muchas veces) quisiera comprobar que existen delgadas líneas negras bordeando la geometría de las cosas, como en un dibujo animado. Por momentos necesito trazos gruesos, como la piel de Vilma Pi…

Muela de juicio

Es un arcaísmo, como toda legislatura, pero se le dice así al tercer molar. Y esto es porque la muela, como el juicio, emerge al promediar la adolescencia. Frente al juicio flamante, al entendimiento de estreno, las autoridades recomiendan su extracción en la mayoría de los casos.  Se quita lo que duele, lo que no encaja, lo que viene torcido, lo que llega tarde y así nos conformamos con dos molares por cuadrante hasta que las caries logren agenciárselos definitivamente.  Pero ahí donde el discernimiento joven había erupcionado oblicuamente, ahora hay un hueco. Y como en todo agujero, ahí habita un fantasma. Intento chupar su ectoplasma con la parte más incómoda de mi lengua, con la más inmóvil, con la más escasa de papilas gustativas, sólo por la nostalgia de una sensatez perdida.

Nunca sabrás del todo

No tener ni la más mínima certeza es, quizás, la fuerza motora del multiverso. Lo que no se sabe, se inventa, se imagina, se esculpe y se pone en marcha eso que seguramente produjo disparates tales como los microorganismos unicelulares o los Juan Carlos Bustriazo Ortiz. Cuesta adentrarse, la inseguridad es territorio salvaje. Cuesta despojarse de decilitros de información pegajosa, de singularidades densas. Aunque basta con cerrar y abrir los ojos, lavarse bien las orejas y atender la música, esa incertidumbre plena de goce.

VIGESIMA PRIMERA PALABRA
J. C. Bustriazo Ortiz (2008) / Rojo Estambul (música)

Cómo será la cola de una bruja?
Azafranada, viola, miel, canela,
color durazna, de damasca prieta,
poema escarlata, ciclamor de luna?
Color de espiga, leche, tuna, hoguera,
o de ostra de oro, de sirena intensa?
Cómo será la Cola de la Bruja?
Yo me pregunto, pobre Juanca.
Nunca sabrás del todo porque te es tiniebla!