Tablas Reales


Se le llama fase de contacto porque es el período en el que nuestras fichas todavía se mueven en territorio rival. Se exponen a ser capturadas, por eso se mueven con cuidado aunque sin pánico. Avanzan con saltos precisos y se protegen, como los griegos, en la espalda del compañero. 
Una partida de Backgammon consta de un segundo momento, que es la fase de carrera, en la que la adrenalina inyecta en cada una de las fichas la desesperación por llegar más rápido al territorio propio y salir del juego. En esta fase ya no hay contacto con el rival. Las fichas huyen despavoridas, mirando de reojo la carrera del contrario, presas de la envidia y un caprichoso preconcepto sobre la injusticia. 
Ciertamente, el juego requiere de ambas fases. La segunda es la del recuento, necesaria para no olvidar que se trata de un juego, y en la que las fuerzas del azar acabarán dictando quién se queda con la victoria. Pero es en la primera donde se produce el verdadero enfrentamiento, donde la astucia vale tanto o más que la suerte: mi momento preferido, en el que dejo a tu merced mis fichas descubiertas, para que las captures y alimentes mi fantasía de que el contacto dure para siempre.

Pages